Tiendas extrañas en Japón

Publicado el: 26 Abr 2015 por Luis Linker, guardado en: Japon - 253 visitas

Japón es un lugar de novedades y cosas curiosas, lleno de extravagancias por todos lados, razón por la cual es visitado por tantos extranjeros. En particular, a las personas de occidente es a las cuales las costumbres de Japón pueden parecerles extrañas y peculiares.

tiendas extrañas en Japon

Publicidad
Anuncios de Google

Japón es un lugar muy adecuado para hacer turismo e impregnarse de sus características culturales. ¡Todo un intercambio cultural para aprovechar! Foto de portada: Jordi Navas/Flickr.


Publicidad


Entre las tiendas extrañas en Japón o lugares raros de ventas están los siguientes:

Máquinas expendedoras. Existen en gran número en las calles de Japón, y ofrecen de todo: comida tradicional, ramen instantáneo, celulares usados, comics, lentes ópticos. Hay un aproximado de 5 millones de máquinas expendedoras, y aunque ofrecen una gran cantidad de cosas, las más populares son las de bebidas.

Cat café. Como en Japón hay una gran densidad poblacional, en muchos lugares no es permitido tener mascotas; es por eso que existen algunos restaurantes donde los clientes pueden interactuar con las mascotas del lugar que generalmente son gatos, jugar, alimentarlos y alimentarse ellos con algún café u otro tipo de comida. Ver: Más sobre Japón. El pecio por jugar con las mascotas puede llegar a ser de hasta $6,000. En New York se ha copiado la idea, abriendo restaurantes de similar forma.

Cuddle café. En el país se desarrolló un lugar llamado Soineya ideal para visitar después del estrés del trabajo, ya que en Japón las personas desempeñan muchas horas laborales. En Soineya  los hombres pueden compartir la habitación con mujeres que trabajan allí por medio tiempo, y platicar de diversas cosas y relajarse, es como una forma de interacción social. Conversar con una muchacha en este café por unos 20 minutos puede llegar a valer $ 40. Otros servicios que ofrece el lugar son abrazos por 5 segundos con un valor $7,000. ¡Vaya, extravagancia!



Publicidad

Historias Relacionadas