Consejos para vuelos largos

Publicado el: 03 Abr 2014 por Marcelo Lemus, guardado en: Aerolineas - 496 visitas

Durante un viaje ya sea por cuestiones de trabajo o por vacaciones, los vuelos en avión suelen tomar mucho tiempo, esto si hablamos de viajes internacionales o intercontinentales; todo lo que nos toca es esperar hasta llegar a nuestro destino, pero es importante mantener el cuerpo despierto o reanimando el sistema nervioso de algún modo y por ese motivo nunca están demás algunos consejos para vuelos de larga duración.

consejos-vuelos-largos

Publicidad
Anuncios de Google


Imagínate tomar un vuelo que oscile las 10 horas y quedarte sentando todo ese tiempo, sentirás adormecimientos, se puede generar calambres por una mala postura o en los peores casos, coágulos de sangre que pueden resultar perjudiciales.


Publicidad


Te damos algunos útiles consejos para vuelos largos y así puedas tener un viaje tranquilo y sin mayores problemas:

  1. Asegúrate de que estarás cómodo.
  2. Ten en cuenta que el viaje es largo y la comodidad es algo sumamente importante.
  3. El asiento que escojas también tiene influencia en tu comodidad; querrás estirar tus piernas y si te encuentras en el asiento de en medio no te será fácil hacerlo, en dicho lugar también puede que molestes a los pasajeros de al lado. El consejo es que tomes un asiento a la orilla y saques las piernas cuando las quieras estirar.
  4. Lleva lo necesario para no pasar hambre y sed.
  5. En el avión posiblemente te sirvan de una a dos comidas o nacks pero estas suelen venir en porciones pequeñas. Si llevas algún bocadillo como galletas o algunas semillas, estas te ayudaran a pasar el rato cuando tu cuerpo pida algo de comida.
  6. Es importante que te mantengas hidratado y si bien puedes pedir agua en el avión, puede que pase desapercibido por no sentir calor dado a la ventilación del aire acondicionado. Pero mantenerte hidratado ayudara a evitar los adormecimientos.

Estiramientos simples

A medida que transcurra el tiempo te sentirás algo perezoso, debido a la falta de circulación de la sangre. Es necesario que estires tus brazos y piernas y si pudieras mover tu cuello en círculos ayudaras a llegar más sangre a tu cabeza y con ello más oxígeno al cerebro. Fotografía: Charles Starrett.



Publicidad
Etiquetas:

Historias Relacionadas